AMBIENTES

Posiblemente la primera del segundo período de sus obras, Ambientes fue escrita en Tucumán en 1967.
Tal vez debido a la combinación del giro político hacia la derecha, su aspecto revolucionario (pelo largo y barba), y su moderno acercamiento a la enseñanza, la Universidad de Tucumán no quiso renovarle el contrato y a fines de 1967, Zubillaga volvió a Bs. As.
Ambientes refleja casi dramáticamente la búsqueda espiritual de Zubillaga. Evoca las tradiciones orientales y las sonoridades de las ceremonias y rituales del Zen, ampliando los recursos musicales. Eran todas sus búsquedas culturales y personales que fueron condenadas y atacadas por un medio cada vez mas conservador y reaccionario.
Este trabajo explora las posibilidades del instrumento yendo mas allá del mero teclado. Ha atraído el mayor número de ejecutantes y ha sido atacado también al mismo tiempo, juntamente con su primer intérprete, Héctor Rubio, durante el estreno en la Semana de la Música Contemporánea, organizada por Zubillaga para el 8º. Setiembre Musical Tucumano en el Teatro General San Martín.
Ha sido interpretada  en diferentes ocasiones por Renato Maioli, y por Alcides Lanza en diferentes países , y por Lucía Herrera, Roque de Pedro, Marta Bongiorno de quienes no se guardan registros, siendo el último de Luis Mihovilcevic  para este CD.
Luciano Zubillaga


La Agrupación Nueva Música efectuó un acto en Bellas Artes

Con el auspicio del Fondo Nacional de las Artes, la Agrupación Nueva Música ofreció un concierto en el Museo Nacional de Bellas Artes.
...El programa consagrado a manifestaciones musicales de avanzada, realizadas en nuestro medio, se inició con una cuidadosa ejecución, equilibrada y en carácter, de “Dédalus (1959)”, de Juan Carlos Paz ...
...Estaban inscriptas a continuación, varias páginas en calidad de estreno. En primer término se escuchó “Ambientes” de Luis Zubillaga, para piano, en la que el autor consigue originales efectos de sonoridad por la utilización, bastante hábil, de diversos modos de ataque, sumando al toque habitual otros recursos, como el punteo directo sobre las cuerdas, “trémolos”, acentos percusivos, etcétera. Por la insistencia sobre un determinado sonido, esta página, a pesar de su avanzada factura, adquiere un decidido aspecto de polaridad. Fue objeto de una excelente traducción por parte del pianista Renato Maioli, quien se ha especializado en ese repertorio.      
(DIARIO LA NACIÓN    19 / 12 / 69)



Ambientes   
Escribe: Luis Mihovilcevic.

Sobre “Ambientes”, su autor señaló en 1991: “Es una pieza de efectos. No hay narración, aunque excepcionalmente emergen sonoridades referenciales. La obra se fue “haciendo con el hacer”.
Decía Walter Benjamin que Goethe nunca explicaba la forma en que organizaba tal o cual obra. El secreto formaba parte de la mítica de la misma.
Algo semejante sucede con la música de Luis Zubillaga, y el interés, al igual que en Goethe, reside, justamente, en encontrar las llaves que permitan abrir las puertas del Arcano.
Ambientes”, de Zubillaga, es una obra fundamental en el pensamiento pianístico moderno y estéticamente representa un punto culminante del modernismo. A mas de 20 años de haber sido escrita (1967), esta obra es de gran vigencia y aceptación en públicos cercanos al lenguaje musical de nuestro tiempo.



Vitalidad y “vitalismo”

Sin embargo, su vitalidad contrasta con la particularidad visión sobre el “vitalismo” que nos dice el pensamiento postmoderno, de corte claramente conservadurista. La obra se opone al análisis formal y conceptual que, lamentablemente, domina gran parte del pensamiento teórico de la década anterior y la actual.
Se escapa a caminos poéticos que solamente pueden ser transitados por aquellos que hacen Poesía; su concepto del Tiempo, las posibilidades no convencionales del instrumento, la claridad del concepto estético y lo hermético del mensaje, hacen que la obra aquí mencionada sea un profundo goce para aquel que deba interpretarla. Siempre y cuando esta ultima palabra sea tomada en su verdadero contenido.
Si en la obra de Goethe las llaves del arcano pueden ser encontradas a través del texto, en “Ambientes” de Zubillaga el oyente no encontrará esas llaves si las mismas no son encontradas por el intérprete.


Un modo de no explicar

En un principio dijimos que tanto Goethe como Zubillaga no acostumbran a explicar sus obras. Es por esta razón que en la música de este último es necesario dar la “vuelta de tuerca” para entender la lógica interna de “Ambientes”.
# El primer problema aparente que se plantea el pianista es el concepto de tiempo, y que el tiempo no está determinado por el compositor sino por el pulso interno del intérprete. La obra puede durar entre 5 y 14 minutos;
# El espacio sonoro no está determinado solo por las teclas: se agregan encordado (pulsado o rasgueado) y golpes en la caja armónica del instrumento;
# El intérprete se dará cuenta de que la obra no está elaborada con un criterio racionalista y que los golpes no responden a efectos;
#Cuantas veces más se haga la obra,  más se descubrirá el desarrollo lógico de la misma. Y este es el punto más difícil: encontrar que es lo que produce la unidad de la obra.
En “Ambientes” aparecen, a parte de los “efectos” mencionados, acordes “jazzeros”, relacionados en pasajes distantes, t una nota, el Si b, que se escucha en tres registros diferentes, pero con una aparición obsesiva en el Si b próximo superior al Do central. El sonido mencionado( Si b ), se toca como normal desde el teclado y a veces pisando levemente (mute) sobre la cuerda correspondiente.
Quien firma esta nota interpretó varias veces la obra y puede asegurar que la misma no es discursiva, pero tampoco exclusivamente gestual. Esto confunde aun más al analizar la partitura.



Una puerta al Arcano

Pero si bien el discurso no aparece, la unidad está dada por algo, y ese “algo” es el Si b; y así como Adorno había descubierto que, siendo una obra serial, el Quinteto de vientos Op. 26, de Arnold Schonberg, tenía estructura de forma sonata, podemos decir que si este Si b está tratado,en una obra no discursiva, como un leid-motiv  y este elemento, solo, logra articular el desarrollo( la unidad ) Poético(/a) de la obra.
Una parte fundamental de las puertas del Arcano fue abierta. Hay otras “partes” descubiertas pero que por respeto al Arcano no se deben decir y hay otras más que sólo las conoce Zubillaga, pero que igual que Goethe, con una sonrisa irónica de por medio, no las dará a conocer. . .
Noviembre 1992. Publicada en el No. 1 del Boletín de CULTRUN C.A.



Concierto del 26 de Setiembre de 1967. Sala : Teatro San Martín . Entidad : CPDC.  Intérprete : Héctor Rubio (pianista).
Programa : Variaciones sobre un tema popular , de J. Ficher. Tercera Sonatina de J.C.Paz ; Visiones siderales y tres piezas, de C. Franchisena. Variaciones sobre un tema de Hindenmith de R. Arizaga. Sonatina para piano y cinta magnetofónica de H. Vaggione. Ambientes (1967) de L. Zubillaga.

El martes a la noche el binomio Zubillaga – Rubio hizo música insólita. El primero la compuso y el segundo la interpretó, a riesgo de su integridad física“ La suya, no cabe duda, es muy en la línea de (Morton) Feldman y (Earle) Brown (dos compositores norteamericanos (...)) y busca la desintegración del sonido y una revaloración de todo elemento auditivo y su valor tímbrico. El sintomático nombre de la obra: Ambientes, da la pauta de lo que se propuso y (a riesgo de sobreinterpretar al autor), creemos que Zubillaga traduce una singular penetración audioperceptiva del más mínimo elemento sonoro que lo rodea; estos, sintetizados y depurados al máximo, equilibrados con real criterio, y entretejidos hábilmente entre zonas de silencio, dan por resultado un sintético microcosmos, que revelan una capacidad de apreciación muy particular del fenómeno sonoro. De el utiliza no solo los ruidos sino también los zumbidos, los golpes, las caídas de cualquier objeto, y para llevarlos al piano se vale, además, de las manos, del antebrazo, de los nudillos, etc.
Evidentemente, el mayor peligro de esta música no reside tanto en quien la ejecuta o en quien la oye, sino por sobre todo en quien la escribe. Porque si en arte hay una nefasta tentación, esta es : el artificio que tienta a todos por vía de la originalidad ( y tal vez un antídoto para que esto sea aquello de “Pedes in terra ad sidera visus”). Porque de arte a artificio hay un solo paso : y este es mortal.
DIARIO LA GACETA  TUCUMÁN – Jueves 28 de Setiembre de 1967


Inició un nuevo ciclo el CAYC         
Obras de tres autores con enfoques diversos.

El viernes 8 , el Centro de Arte y Comunicación dio comienzo a su Ciclo de Compositores Argentinos, que proseguirá todos los viernes en su local...
...Luego se escuchó Ambientes de Luis Zubillaga, otra  composición pianística, de una estética experimental mas reciente y muy diferente en sus objetivos a la sonata de Camps. Aquí , la manipulación directa del cordaje y los golpeteos en la madera del piano se encaminan primordialmente al uso percusivo dl instrumento. La ejecución estuvo a cargo del pianista y compositor Roque de Pedro....Martín Muller La Opinión – Bs. As.  – 14 – 10 – 76



DISCOS   VIII Setiembre Musical Tucumano
VIII Setiembre Musical Tucumano: Música Contemporánea argentina :..Luis Zubillaga : Ambientes 1967...

....”A Rubio le toca la feliz tarea de recrear ( y  hacer perdurar en la placa ) una obra de vanguardia : “Ambientes” de Luis Zubillaga. En ella el elemento audioperceptivo total del individuo se encuentra plasmado con fascinante autenticidad, pues Zubillaga no solo apela al sonido musical, sino a todo cuanto puede llegar a los oídos sensibles del hombre actual : ruidos, chasquidos, zumbidos, efectos de cepillado, de rasgueo, etcétera. Tal vez ya podríamos hablar de una nueva dimensión auditiva jugada con una asombrosa capacidad de síntesis. Porque si el arte es elección ( por ende renunciamiento a lo “no esencial” o a lo múltiple que no conduzcz a lo símil), Zubillaga es un artista de fondo. Ceñido, etéreo. Pero de garra. Toda su fugacidad (sus ultimas obras se caracterizan precisamente por lo breves), es el síntoma mas elocuente de su necesidad de condensar y penetrar . Héctor Rubio realiza en “Ambientes” un gran trabajo especulativo y tímbrico.”... ( La Gaceta, Tucumán;  28/12/68).



DISCOS  Cuatro en Tucumán    
Música contemporánea argentina

“...La composición más fascinante del grupo es la de Zubillaga, un músico que ha paseado su talento por los Estados Unidos, Venezuela y la propia Tucumán, y Rubio la traduce con precisa idoneidad y comprensión del estilo, que es el de una vanguardia perfectamente lúcida y sabedora de sus objetivos.” ...
PRIMERA PLANA No. 295 – 20 de agosto de 1968



PAISAJE EN FLUCTUACIÓN    1962

Todavía persistían en los ojos los paisajes del Sur que se visitaron a fines de la década del 50, gracias a su trabajo en FCA ( Ferrocarriles Argentinos ), y la posibilidad de los pasajes gratuitos. Era una época de  trabajo para sobrevivir, de estudio y estrecheces económicas . Una época muy rica en descubrimientos y experiencias, una época muy feliz. Los bosques y lagos se  confundían en los paisajes de la pintura japonesa y la revelación de la poesía de los haikus.
Siempre, Zubillaga podría decir  de tener una imagen como punto de partida para sus obras.
La ida a Caracas- esta primera vez tras las enseñanzas de Gurdjieff – , y el sacudir la tutela del maestro, favoreció el inicio de su creación musical personal ( ó de obras musicales personales ). 
La interpretación, ejecución y la grabación de la obra, por Jorge Zulueta,  se realizó  con la maestría y sutileza propias ; fue durante una invitación que recibiera, salpicada con anécdotas sobre los pormenores técnicos de la grabación en la Radio Nacional de Venezuela, por los recursos, sorprendentemente,  muy actualizados y sofisticados con que se contaba. Esta interpretación constituyó una versión única y casi insustituible de la obra. Luis Zubillaga no volvió a ofrecerla ( ó no se preocupó por hacerlo ) para otra interpretación. El registro proviene de un disco de pasta con las imperfecciones correspondientes.



HOY , PIANO.   

( Otoño/ 95, por la tarde ).
A.  y L. , dos amigos por varias décadas; los dos, en el estudio instalado por  L. En el entrepiso junto a una alta ventana que permite el paso de la luz, ya débil. “Acabo de terminarla”, dice L. , en referencia a la partitura que sostiene en ese momento contra el pecho. “¿Difícil, no?” agrega, mientras empieza a teclear en el “Danemann “, los diseños repitientes y variables del comienzo, y el apoyo de 5as, a modo de campanas o gongs. A. , tecleándolo también a su turno, aunque con menos éxito sostiene : “ Sí : algo intrincado, aunque creo se tornará mas fácil de tocar, entrando una, en el clima ceremonial que ya percibo,¡ una ceremonia alegre! “, subraya. “  Como las antiguas “ ( L.) ; “como la antiguas “ , concuerda A.
...Mientras avanzan  los amigos  en la lectura , en el seguimiento de nuevos diseños, de respiros y distensiones. Hasta llegar al pasaje breve ( a ejecutar dos veces, como otros en la obra) coloreado en un tono suavemente marcial.   A., entusiasta, intenta compararlo con las fanfarrias de  “ Trompetas ...” compuesta unos años antes. Aunque se disuade de inmediato¿ Causa? : la diferencia que percibe en este fragmento, de matiz mas calmo y mas austero ; como muy otro, dice el amigo , es el lenguaje global ( busca otro término pero no lo encuentra ) de la pieza. “ Es así : se trata de otra ceremonia “, comenta Luis , sonriente.  
Alfredo Gialdini


Obras para Piano textos
ATRAS BIOGRAFÍA CATÁLOGO OBRAS BIBLIOGRAFIA PROYECTOS CREDITOS