TODOS LOS DÍAS...NINGUNO

Escrita entre 1977 / 78, recién llegados por segunda vez a Caracas, y no por los mismos motivos de la primera vez. Fue muy estimulante el reencuentro con los viejos amigos de los años 60 / 64. El compartir con ellos enfoques ideológicos tanto en los aspectos sociales cuanto estéticos y el apoyo recibido por todos ellos, facilitó la composición de la obra. Durante buena parte de esos dos años, no había aún logrado aún disponer en su estudio de un piano a fin de confrontar parte de las sonoridades de la obra, viéndose obligado a hacerlo en casa de amigos ó lugares de trabajo.

Del programa correspondiente  a su estreno, transcribimos los siguientes párrafos :
“...De su composición Todos los Días...Ninguno , que resultó premiada en el Concurso de Composición Musical Aniversario de la Universidad Simón Bolívar, 1979, dice su autor: ". ..está enmarcada dentro de ciertas formas de trabajo que ya emergen en Música para Elda  (1966) y en “Ambientes" ( 1967 ) .Estas formas nuevas de trabajo se aclaran y amplían en los años posteriores como consecuencia de las experiencias realizadas en equipo para examinar el espacio sonoro-musical y los tipos de distribuciones y acciones en grupos de improvisación.  Después de casi tres años, estos estudios dieron como resultado la obra  Cuando Estamos -Cuando no Estamos  de los años 70.  Estas, como otras de mis obras, son el producto de la imagen del contar y / o traducir poéticamente ese cúmulo de cosas (intelectuales, sensoriales , sentimentales) que produzco como  ser vivo o con la ilusión de serIo. Todos los Días ... Ninguno es una  forma de decir que las cosas son siempre iguales, sin salida,  y que hay y no hay salida, y que siempre todo vuelve y no vuelve, y que depende de "algo" el que cada día sea alguno.  Esta obra, como mis anteriores, posee formas de acciones que retornan casi iguales, bloques que se repiten de inmediato, huecos de silencio, cortes abruptos, timbres que emergen y que se hunden, y elementos temáticos legibles ( sea un timbre, una melodía), - todas en función de imagen, es decir, no programadas  especulativamente ( aunque sí programadas ).La obra está totalmente escrita pero su realización es flexible, y corresponde en gran parte al manejo que de la misma haga el
director y a los niveles de respuesta de .los instrumentos ( como sucede con la mayoría de las obras de nuestro  tiempo)".


AQUELLA TARDE EN AQUELLA CASA 

Escrita en Caracas en el año 1990; una obra maestra, de evaluación nada fácil. Y cualquier consideración que se intente agregar, acarrea un riesgo, el de atenuarla, diluir las sensaciones y emociones ante el deseo de revivir ese momento...
...Aunque no se puede negar un acento que impera en toda la composición: el encendido “enganche” emocional y dinámico que suscita tanto en intérpretes como en oyentes. Enganche característico de lo “sinfónico” ( con la ambigüedad que reconozco en esta palabra ). Franz Liszt –el inventor sublime - me ayudó .Un poema sinfónico, pensé. O poema.
Y rescatando otra faceta: el “melodismo”. Condición o tendencia que el propio Zubillaga se adjudicó desde sus comienzos. A este fin, parece necesario recurrir a la fascinante introducción de esta obra. Un centelleo, caracterizado por una especialísima “melodía” (melodía de timbres) de emisiones en cuerdas de duración breve y sustentadas solo levemente por la percusión. ¿Cómo describir en términos no musicales – asociativos, reconozco este pasaje inicial?.Como posibilidad escogida entre varias , una pintura de climas. O bien, un amplio espacio acústico colmado de vida intensa. Tanta , como para trasladar a sus perceptores a otro espacio. También el andar pausado, regulado y sensitivo de un buscador en sentimiento que intuye la presencia de algo cercano pero insólito, que no llega a ver, una presencia, tal vez, un muro blanco. Y un visitante inesperado nos llega : un si bemol, agudo, largo y penetrante, emitido por una trompeta. Estará demás reconocer que la presencia de este si ( séptima nota de la escala clásica ) que conocíamos de antemano sin advertirlo, toca a la citada pared, la penetra y le abre, a lo alto, una ventana. Concluido el mencionado si bemol y su tarea ,  una ventanita en forma de ojiva, el clima del inicio, empieza a diluirse. Las cuerdas – magníficamente tratadas por autor y directora, con su cualidad “da camera” intacta, no obstante el carácter o el impulso sinfónico de la obra, se encargan de esa tarea.
En tanto el piano-Diana Lopszyc- colabora con sus acordes como reflejos acuáticos primero y el rozamiento del cordaje mas adelante. También, los timbres del comienzo, casi disueltos por los silbidos y chistidos de los propios instrumentistas-instante mágico -; la emisión alargada de la trompeta que en un pasaje muy breve se amplía a la totalidad del conjunto ( la elaboración sinfónica a plena marcha); la sabia y lenta preparación de un nuevo clima – recurso que L.Z. resuelve siempre en forma magistral; un “hueco de silencio”. Y ahora sí, la canción a pleno : el pasaje o sector central, o definitorio, que en Liszt , un romántico, suele presentarse como “triunfal”. Mientras en Zubillaga sonará a otra cosa. Yendo por partes : por  un lado la trompeta (Enrique Garate).  Reconozco hoy  que el si bemol alargado era un anuncio de lo por llegar : un dibujo en negras, en ocho notas que elevándose en su último giro van a parar a un mi, en blanca, un hornero con un pico en alto, plantado sobre su casa. Para seguir su diseño por ocho compases más. Un canto muy bello (si bien el hornero nos ha abandonado por el momento). Es-así, lo sentí. Y el Oriente ocupa su lugar. En otro nivel,  la percusión con su repetido impulso rítmico en cinco toques.  Y en las voces intermedias, violas y violoncelos, que a los pizzicatos que por encargo del autor deben puntea los instrrumentosr, agregan sus propias voces: sílabas (que dicen, -no entonan-). Aunque no, sílabas “al azar”. Sílabas que por el contrario dicen su idioma hermético, que hemos olvidado. “Fa-ta-pa-ta-ta-ti-di-di- - -“ en su voz  “natural”, para nada “expresiva” (¿cómo expresar lo que hemos olvidado? Me refiero a la esencia de nuestra edad de oro y al balbuceo; documentarla, pero con nuestro timbre actual, “para una mejor, y necesaria confusión”).Y, el final. Una gran variación. El tema,  ahora en violoncelo (un inspirado Martín Devoto) – re – vertido – re – formado – re – creado. Un silencio “largo”: sólo una forma en suspensión: la ojiva. Y el compás final en cuatro sonidos, el último, un la natural, tercera nota de una tríada, que no poco ha dado que hablar en el Campo de Ideas que alimentó a  L.  Z.  Desde joven.
Fragmentos de un texto de Alfredo Gialdini




ESCENA
EN LA CLAUSURA DEL CONSEJO DE LA MÚSICA

Estreno de obras argentinas A través de distintas presentaciones se pudo conocer en Buenos Aires el buen grado de preparación de la Sinfónica Juvenil de la Municipalidad de La Plata, y la mas reciente fue al cerrar el festival organizado por el Consejo argentino de la Música, ocasión en la que estrenó varias obras. Radio Municipal transmitió en directo, desde su estudio mayor, un concierto que debería ser seguido por otros similares. ...

...Escena, de Luis Zubillaga, denota un desarrollo dramático y hasta visual que justifica muy bien su titulo. Los oyentes radiales tuvieron seguramente mas libertad que los presentes en la sala para alcanzar el carácter que sugiere la sucesión bien trenzada de episodios sonoros instrumentados con mucha destreza y no escasa fantasía. ... ( Napoleón Cabrera; Clarin;19/12/87).

“ Sus obras son fruto de una constante investigación caracterizada por una severa autocrítica y un rigor analítico que le impiden caer en procedimientos impuestos por la moda del momento. Su obra Escena para conjunto instrumental, adopta procedimientos de lenguaje relacionados con la improvisación , problema que ya planteó en obras tempranas como Ambientes para piano, creada en 1967” ( Walter Guido; El diario de Caracas; Venezuela, 11/3/82).


ORQUESTA SINFÓNICA MUNICIPAL

Música Total Primer Festival Nacional de Música Contemporánea
Organizado con motivo de los 50 Años del Ateneo de Caracas
Sala José Félix Ribas
Domingo 21 de Febrero de 1982 6:00 p.m.

Luis Zubillaga Actualmente docente en la Escuela de Arte de la UCV e investigador en el Instituto de Investigaciones Musicales Latinoamericanas Vicente Emilio Sojo, Luis Zubillaga acredita una vasta experiencia dentro de la vida musical de su país de origen – Argentina _ que ha aportado para enriquecer su inserción en el país que escogió como residencia desde hace varios años : Venezuela.

..Acerca de Escena, la obra que estrena hoy, atendiendo a un encargo especial del Festival, dice : “ Escena continúa el modo de trabajo que comienza con Ambientes (1967) y se desarrolla con el trabajo en grupos de improvisación, una manera de hacer en base a formas de acciones que recurren, a veces iguales, dentro de un contexto de imágenes que emergen de continuidades o abruptamente, separadas por huecos de silencios. Segmentos que se repiten, una inclinación a la poca movilidad y temas de lectura directa, son algunas características de la obra. (Del programa del concierto)

Obras para Orquesta textos
ATRAS BIOGRAFÍA CATÁLOGO OBRAS BIBLIOGRAFIA PROYECTOS CREDITOS